Inteligencia Artificial: Por y para las personas

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

WWW.TRADE-NEWS.CL

Hablar de Inteligencia Artificial (IA) hoy en día puede generar conceptos muy dispares entre las personas: los más imaginativos pensarán en un escenario parecido a una película de ciencia ficción, donde los humanos serán gobernados por máquinas. Otros, algo más conocedores del tema, lo ven como una herramienta de gran utilidad, pero inalcanzable para Chile y muy difícil de implementar en las empresas. Los más pesimistas temen que la IA signifique una pérdida de empleos y un considerable aumento en las cifras de cesantía.

 En realidad, la Inteligencia Artificial fue desarrollada por personas. Vivimos en un mundo que cada día produce más y más información, es imposible que podamos gestionarlo todo, no existen ni el tiempo ni los recursos humanos necesarios. Aquí es donde entra la Inteligencia Artificial, que puede recopilar toda esa data, encontrar y agrupar similitudes, utilizar algoritmos para predecir posibles resultados, todo de manera más rápida y eficiente. Sin ir más lejos, desde que comenzó la pandemia se han implementado soluciones basadas en IA para acelerar la fabricación de una vacuna, rastrear casos positivos y detectar zonas con mayor probabilidad de contagio.

 La Unesco ha reconocido en los últimos años el potencial de la IA y las grandes oportunidades que ofrece en ámbitos como educación, ciencia, comunicaciones, trabajo y por supuesto salud, entre muchos otros. Por eso, y para establecer un marco normativo, durante 2020 encargó una investigación mundial acerca de sus implicancias éticas, declarando que es necesario establecer principios que aseguren que contribuye al bien común, especialmente si consideramos que ya está siendo aplicada en diversos ámbitos.

 La normativa es importante, pero también lo es que comprendamos que la Inteligencia Artificial ya es una realidad y llegó para quedarse. La tecnología está disponible, aunque aún existe mucha reticencia entre los chilenos por ignorancia, temores o falta de capacitación. Tal como ha sucedido históricamente cuando irrumpen nuevos modelos que revolucionan con todo lo establecido (la imprenta, la anestesia, el teléfono, la televisión, la computación y un largo etcétera), estamos en un punto de inflexión donde debemos ser lo suficientemente visionarios para proyectar el mundo de posibilidades que tenemos por delante.

 Para el mundo privado esto implica un gran desafío, porque no entender el beneficio de utilizar Inteligencia Artificial en sus gestiones puede hacer una gran diferencia en el servicio final que están entregando a sus clientes. Actualmente existe una gran oportunidad de utilizar la IA con un sentido social, mejorando la gestión de problemas que la sociedad vive a diario en diferentes ámbitos. Y si la competencia adopta estas soluciones antes que nosotros, nos quedaremos atrás.

 Contar con IA facilita la productividad de las empresas. No reemplaza a los humanos, pero sí a la parte robótica y repetitiva del trabajo que están realizando actualmente los humanos. Las personas siempre serán necesarias y al final del día una métrica no va a cambiar la vida de nuestros clientes, pero sí ayudará a que nosotros, los que estamos al otro lado, podamos estudiar la data en su conjunto y tomar mejores decisiones que vayan en directo beneficio de las personas.  Es hora de que analicemos cuidadosamente este potencial y dejemos de pensar en que si las cosas están funcionando medianamente bien no es necesario cambiarlas; más bien pensemos en cómo aprovechar las nuevas tecnologías para el bien de todos.

*Escritura colaborativa: TRADE-NEWS.CL

Solicita una demostración para tu empresa

Sin spam